Blogia

Poesía Almamental de Osorno®

Del vientre y su embarazo

Del vientre y su embarazo

Invierno:

embarazo de lluvia.

 

Candado:

embarazo de llave.

 

Música:

embarazo melódico.

 

Corbata:

embarazo de cuello.

 

Si se embaraza

lo inerte y lo viviente...

 

tu embarazo, mujer, es arte

de dos presentes para un futuro.

 

 

©Gilberto Palacios.

(*) Poema dedicado a mi hermana Laura Palacios y mi futura sobrina Kimberly Álvarez Palacios.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Al carné desde su pecador

Al carné desde su pecador

Rectángulo que delimitas

la estrella umbilical

y la T a media asta...

 

tienes tanta responsabilidad

en cada segundo vivido

que toda nariz

lleva tu anchura en sus fosas.

 

Cada manojo de células

te pertenece:

 

la cicatriz del asalto

a mediodía,

 

las huellas dactilares

en la cartera hurtada.

 

Por eso, rectángulo...

 

comprende que hay

tantos estigmas como

panes multiplicados en

la Biblia.

 

Pedro negó a Jesús y aun así

sus llaves abren el Cielo.

 

Sencillo rectángulo...

¡devuélveme mi Ahora!

 

©Gilberto Palacios.

 

 

De mano y de pie

De mano y de pie

¡Arriba!

Diez dedos

atan el mundo al hombre.

 

¡Abajo!

Diez dedos

el hombre al mundo atan.

 

 

 

©Gilberto Palacios.


* Inspirado en el poema Cazador (Federico García Lorca)

** Imagen: http://freshome.com/2009/01/07/hand-foot-chair-by-pedro-friedeberg/

Fiesta en el mar

Fiesta en el mar

Suenan caracolas,
flautas de coral.
Tocan los tambores,
pulpo y calamar.

Baila que te baila
en suave compás
hay una estrellita
que brilla en el mar.

Mueve su ancha enagua
de blanco cancán
y a todos convida
con ella a bailar

Se fugó del cielo
en noche de San Juan
sin que se enterara
don Sol, su papá.

Pues, cuando se entere,
¡ya ustedes verán!,
que en la madrugada
la vendrá a buscar.

 

©Andrés Díaz Marrero.

Compraré

Compraré

Con una sonrisa puedo comprar
todas esas cosas que no se venden
con una sonrisa compro la soledad
del que marcha solo por el camino.

Con una sonrisa puedo comprar,
la mirada dura de mi enemigo,
con una sonrisa compro el dolor de aquél,
que dejó en la tierra su corazón.

Y compraré, compraré,
el llanto de los niños compraré, compraré
el hambre del mendigo que ignoré
y compraré, compraré,
aquellos pies descalzos que pisé, compraré
con solo una sonrisa compraré.

Con una sonrisa puedo comprar,
la mirada triste del que se marcha
y el futuro incierto de aquel que se quedó
solo con la noche y con la mañana.

Con una sonrisa puedo comprar,
todas esas cosas que no se venden
con una sonrisa compro la libertad
del que vive preso por el dolor
Y compraré, compraré...

 

©José Luis Perales.

Cuando llega la muerte

Cuando llega la muerte

Al morir,

cometas ensartan

sueños de esmeralda.

Lobos comen luciérnagas

para encender las sombras

y el atardecer tranquiliza

recuerdos del ayer.

 

Al morir,

en la levitación sensitiva,

linternas son hombres

levantando árboles caídos

y la quietud, arroyo claro

en la tormenta verde del sueño.

 

Al morir,

los collares del gato negro

iluminan la falda del pensamiento,

una lágrima cae

a la bolsa de la luna

y la encía del ocaso

pare la mismísima poesía.

 

 

©Gilberto Palacios.

EntrEnigmas

EntrEnigmas

Pesa la silla

cuando me siento

a extrañar mi cuerpo;

 

anoche

soñé con un haikú

en la quinta aurícola

de mi almohada...

 

y de mi Yo-Tú

germinó este boleto

que me transmutó

billones de kilómetros

al norte de mi ser.

 

Entonces sentí

como el océano

me trenzaba la costilla

y sus cochayuyos

desflecaban 

la presente abstracción.

 

¡Pesada es la silla;

la ausencia, etérea!

 

Entre enigmas se recicla

un envolotorio de piel.

 

 

©Gilberto Palacios.

 

Muerdes (gota a gota)

Muerdes (gota a gota)

Muerdes

(infinita)

la carnosidad

de mi rotonda...

 

aquella

que comienza

en mi boca

 

y culmina entre

los míos muslos.

 

Muerdes

el occidente

de mi lengua

y la orientalidad

de mis amígdalas.

 

Muerdes

mi Mar muerto,

lo violentas,

Mediterráneo.

 

Giro

la cabeza

en tu O,

 

jalo

tus cabellos

(siempre empapados.)

 

Muerdes

y me excito,

 

muerdes

y acabo...

 

quebrándote

en cualquier semáforo...

 

Dama Juana:

amante, comadre y amiga.

 

 

©Gilberto Palacios.

Diccionario de dos cuerpos que se aman

Diccionario de dos cuerpos que se aman

Manzana : Aquel territorio de tu rostro que se abre y se cierra.

Cáscara de manzana : Carnosidad y jugosidad del fruto antes descrito.

Cuchillo : Utensilio de mi boca que descascara sutilmente a la manzana.

Tenedor : Utensilio de mi boca que pincha la cáscara para moderla y licuarla.

Cerezas : Par de frutas movidas por tu respiración entre garganta y pectoral.

Pepas de cerezas : Centinelas incansables de aquellas frutas.

Jugo de cerezas : Rocío de mi lactancia regresiva expresada en aquel par.

V : Letra de tu cuerpo erguida entre dos puentes de piel.

I : Letra de mi cuerpo encallada en la V.

Este diccionario : Compenetración de todas las definiciones.

Tú y Yo : Un sólo léxico en constante redacción.

 

 

©Gilberto Palacios.

Corpus nostrum

Corpus nostrum

¡Oh, cuerpo humano!

 

A ti invoco

esta pata de gallo.

 

Dime qué haces

para estar vigente

en la línea de

la historia.

 

¿Es acaso

el arcángel Gabriel

que se reproduce

en billones de amnios

 

o el resucitar

de Darwin

en cada feto

engendrado?

 

¡Oh, cuerpo humano!

sólo tú

rearmas el

rompecabezas del cielo.

 

Sólo tú, túnica

de sangre forrada

equilibras aura

con trozos de pan (;)

___________________

(Nadie más

ha sido

simio y cruz)

___________________

 

 

©Gilberto Palacios.

Tu boca

Tu boca

Para formar tan hermosa
esa boca angelical,
hubo competencia igual
entre el clavel y la rosa,
la púrpura y el coral.

Mintiendo sombras del bien,
en ella el mal se divisa,
por lo que juntos se ven
ya la apacible sonrisa,
ya el enojoso desdén.

Y en los senos abrasados
engendra con doble holganza,
o con tormentos doblados,
cada risa una esperanza,
cada desdén mil cuidados.

Cual las conchas orientales
en tu boca, y por vencerlas
muestra en riquezas iguales,
cuando desdena, corales,
y cuando sonríe, perlas.

Y si con sombras de bien
tal ez el mal se divisa,
es porque en ella se ven
guardar la miel de su risa
las flechas de su desdén.

Si a mí su rigor alcanza,
al ver su hermosura, siente
el corazón doble hlganza;
y aunque un desdén me atormente,
déme una risa esperanza.

¡Bien haya la ducle boca,
que sólo sus frescos labios
el aura pasando toca;
que haciendo el ámbar agravios,
su miel a gustar provoca!

¡Oh, bien haya cuando ufana
dando enojos a la rosa,
muestra su cerco de grana,
fresca como la mañana,
como el azahar olorosa!

Y si acaso dulcemente
suelta plácida congojas,
ya es el rumor del ambiente,
ya el susurro de las hojas,
ya el murmurar de la fuente.

Si alegres sones respira,
las aves del prado encanta;
y si a vencerlas aspira,
con las que gimen, suspira;
con las que gorjean, canta.

Tu miel, aroma y colores,
rinde en amante oblación,
flor, ante cuyos primores,
mustias é inútiles flores
las flores del valle son.

El néctar mas regalado
deja que de amores loco
beba en tu labio abrasado;
para una abeja es sobrado
lo que para muchas poco.

¡Mas ah! que vertiendo quejas,
me esquivas tu dulce miel;
en vano de una te alejas
si ves que miles de abejas
poblando van el verjel.

¡Ay de la rosa encarnada,
que en su seno de carmín
niega a una abeja la entrada!
Tantas la acosan al fin,
que queda sin miel, y ajada.

¡Ay de las cándidas flores,
si alzan su capullo tierno
del estío a los ardores!
¡Ay del panal, si el invierno
lo hiela con sus rigores!

Dame los gustos sin tasa,
pues ves que el sol estival
las tiernas flores abrasa;
mira que amarga el panal
cuando de sazón se pasa.

Ríndete a mí placentera:
no te rinda con agravios
de abejas la turba fiera:
que herir esos dulces labios
herirme en el alma fuera.

De ese tesoro las llaves
dame, y sus dones ardientes
libaré en besos süaves,
sin que lo canten las aves,
ni lo murmuren las fuentes.

 

©Ramón de Campoamor.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El resplandor

El resplandor

no hay como mirar


ahora es el ayer
para la tarde
y si mi vista no se suspende
podría multiplicarme
pero qué complejos son los sueños
los más ojerosos
los que se ven ilusoriamente en el recuerdo


soñar no es un recuerdo
la mirada me va dando la pauta y la señal
así miro
acaso pensando
acercándome al plano
a la imagen
que debo atravesar
y viene a mí como un resplandor
con mágica savia
como si de repente mi mente va alimentando
mi estar aquí
en el ayer
hablando quizás
dejándome llevar por mi óptica
esta visión sin pasado
y con lenguaje.

 

©Mauricio Barrientos.

 

MAURICIO BARRIENTOS nació en Osorno, Chile, en 1960. Estudió Matemáticas y Física en la Universidad Austral de Chile, en Valdivia, entre los años 1978 y 1980 y, también, una Licenciatura en Matemáticas en la Universidad Católica de Valparaíso, desde 1981 a 1983. Ha publicado los siguientes libros de poesía: El Hombre Invertido (1985); A través del Reflejo (1992); El Amor a Olvidar (1998); Órbita (2000); Melancolía (2003) y Las Estrellas Fijan su Residencia en los Arroyos (2007). También ha ejercido la crónica, el ensayo y ha sido antologador. De esta importante faceta de su obra destacan los siguientes libros: Mandrágora (2000); Obras completas de Jorge Cáceres (2002); Alberto Rojas Jiménez viene volando (2004); La Realidad Deliberadamente (2005); Pedro Prado, Obra Poética (2006) y 6 Poetas Polacos Contemporáneos (2008). Ha recibido diversas becas y reconocimientos entre las que destacan: la Beca Fundación Pablo Neruda 1988; la Beca del FONDART, 1996; la Beca de Creación Literaria del Fondo del Libro de 1998; la Pasantía de Consejo del Libro de 2003; el Primer Premio de Poesía Municipal de Valdivia en 1989 y el Premio Municipal de Viña del Mar en 1991.

Bitácora de una casa en ausencia de su dueña

Bitácora de una casa en ausencia de su dueña

(Living)

 

En la silla que sirve de sofá

los besos reposan

de lunes a viernes.

 

(Comedor)

 

El rebaño de claveles

en la mesa se alimenta

de las huellas dactilares

del último fin de semana...

 

(Cocina)

 

... ya llegará el par de manos

que prepare aquella lechuga que

seduce con sus hojas verdes

a la anatomía de la ensaladera,

 

(Dormitorio)

mientras la huérfana almohada

peregrina por los continentes

de la sábana

buscando la fragancia de su

dueña en ausencia;

 

(Baño)

 

bajo la lluvia

de la ducha telefónica

intacto resplandece

el beso que la espera.

 

 

©Gilberto Palacios.

Analogía

Analogía

Si el sol fuese mujer

las mañanas serían

senos veinteañeros

emanando leche de átomos

en cada pezón rosado.

 

Los crepúsculos erectarían

sus pelajes

esperando la secreta metamorfosis

de la sombra para convertirse en luz.

 

Cada retoce del verano

tendría vellones de cabello femenino

y una insolación sería

la contracción de su sagrado parto.

 

Si el sol fuese mujer

el cielo celeste sería Venus

buscando su Eros predilecto,

y la luna, hombre de besos blancos

seduciéndola con su danza menguante.

 

1,2,3... ¡me besa...!

3,2,1... ¡... mi sol!

 

 

©Gilberto Palacios.

Hojanuez (Oda a la esencia de mujer)

Hojanuez (Oda a la esencia de mujer)

Tiene sabor

a uva desnuda

la hojarasca

femenina;

 

tiene el vértice

de la boca

y la cláusula

del veintiocho.

 

Posee billones

de panales líquidos.

 

Bajo el sol es estrecha

como Canal de Panamá.

Entre la luna, un túnel

palpitándole el corazón.

 

Tiene aroma a

lluvia fértil...

 

la nuez moscada

de mujer.

 

 

©Gilberto Palacios.

Pingüinos en la cama

Pingüinos en la cama

Vamos aclarando este asuntico
ni tu estas pa´ policía
ni yo para andar huyendo.
Vamos aclarando y te repito
que no tengo todo el día
para seguir discutiendo.
Si esto fuera una olimpiada
romperías todos los records
de arruinarnos el momento.

Vamos aclarando este pendiente
yo no soy tu propiedad
y me harté de hacerme el mudo,
quítate el complejo de teniente
que el amor sin libertad
dura lo que un estornudo.

Son iguales los defectos
que hoy me tiras en la cara
y al principio eran perfectos.

Vamos aclarando el panorama
que hay pingüinos en la cama
por el hielo que provocas,
si hace mas de un mes que no me tocas
ni te dejas sobornar por ese beso escurridizo
que busca boca y encuentra el piso.

Vamos aclarando el panorama

yo no estoy pa´ crucigramas
ni tu para masoquista,
ya no sueñas viajes al caribe
por tu rol de detective y mi papel del fugitivo,
yo busco un sueño y tú un testigo.

Siempre con la misma cantaleta
me voy para no volver
tengo listo el equipaje.
Llenas y vacias la maleta
¿cómo puedes pretender que me coma ese chantaje?
tienes cero en actuación,
diez en manipulación
y una beca en el psiquiatra.

Vamos aclarando el panorama
que hay pingüinos en la cama
por el hielo que provocas,
si hace más de un mes que no me tocas
ni te dejas sobornar sobornar por ese beso escurridizo
que busca boca y encuentra el piso.

Vamos aclarando el panorama

yo no estoy pa´ crucigramas
ni tu para masoquista,
ya no sueñas viajes al caribe
por tu rol de detective y mi papel del fugitivo
yo busco un sueño y tú un testigo.

Con la dosis justa de cinismo preguntas que harías sin mí
Si ya no vuelves a verme,
Para ser sincero haría lo mismo
sólo que si estoy sin ti lo harìa sin esconderme,
lo haría sin esconderme...

 

 

©Ricardo Arjona.

Reflexión infantil

Reflexión infantil

Los niños se toman
de las manos
como la nube
se agarra del viento.

Miles de infantes
lamen el azúcar
que día a día
ordeña el cielo.

Ellos son la galaxia
que se introduce
en los ojos del mundo;

uva dulce
que se cultiva
en el parrón
del alma.



©Gilberto Palacios.

La dama y el gato

La dama y el gato

Una dama golpeó a un gato.

Le pegó con un palo en la cabeza
y con una piedra en las vértebras.

Una dama golpeó a un gato;

lo dejó moribundo
en la esquina de una casa.

Le quitó el aliento
con una patada en el estómago,

y pisó su cola
hasta dejarlo expirar.

Una dama golpeó a un gato
y la tormenta pronto cayó...

porque la dama
era mi amada
y el gato,
mi eterno amor.



©Gilberto Palacios.

*Escrito en el año 2000.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Hoy llueve

Hoy llueve

Hoy llueve, y
como que las gotas
hoy fueran palabras,
que entibiando con notas
poco a poco,
las letras, me cubren
aliviando mis pesares
en esta lejanía.

Hoy llueve, y
como que las nubes
hoy estrujaran el alivio
sobre mi alma,
y calmando mis sentidos
agobiados, de recuerdos
por mi tierra, por mi gente
por mi vida.

Hoy llueve, y
el horizonte comienza
a verse bello,
a sentir en mi entorno
compases de melodías
cuajadas de ensoñaciones
atrayéndome en su aire
mi tierra en la lejanía.

Ya no llueve, y
el cielo el azul volvió,
aspirando el aire limpio
oxigeno mi alma en
espera del retorno,
al nido tibio, de mi
niñez.

Isel Bolaños
18.05.10

http://iselbolanos.cl

Levitación

Levitación

Das 365 vueltas a
mi boca con sólo
un ligero roce.

Te propagas en
el idioma de los dedos
con tu dialecto de estrella...

y sin paréntesis alguno
el mapa imantado
de mi humanidad
decodifica su geografía
adentro de tus párpados.

De la miel a la carne,
de la carne al ser,
del ser al Olimpo,
del Olimpo al nirvana.

Otras 365 vueltas a mi boca
y un nuevo big bang
levita en nuestra
morada.


©Gilberto Palacios.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres