Blogia
Poesía Almamental de Osorno®

Canciones

Compraré

Compraré

Con una sonrisa puedo comprar
todas esas cosas que no se venden
con una sonrisa compro la soledad
del que marcha solo por el camino.

Con una sonrisa puedo comprar,
la mirada dura de mi enemigo,
con una sonrisa compro el dolor de aquél,
que dejó en la tierra su corazón.

Y compraré, compraré,
el llanto de los niños compraré, compraré
el hambre del mendigo que ignoré
y compraré, compraré,
aquellos pies descalzos que pisé, compraré
con solo una sonrisa compraré.

Con una sonrisa puedo comprar,
la mirada triste del que se marcha
y el futuro incierto de aquel que se quedó
solo con la noche y con la mañana.

Con una sonrisa puedo comprar,
todas esas cosas que no se venden
con una sonrisa compro la libertad
del que vive preso por el dolor
Y compraré, compraré...

 

©José Luis Perales.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Pingüinos en la cama

Pingüinos en la cama

Vamos aclarando este asuntico
ni tu estas pa´ policía
ni yo para andar huyendo.
Vamos aclarando y te repito
que no tengo todo el día
para seguir discutiendo.
Si esto fuera una olimpiada
romperías todos los records
de arruinarnos el momento.

Vamos aclarando este pendiente
yo no soy tu propiedad
y me harté de hacerme el mudo,
quítate el complejo de teniente
que el amor sin libertad
dura lo que un estornudo.

Son iguales los defectos
que hoy me tiras en la cara
y al principio eran perfectos.

Vamos aclarando el panorama
que hay pingüinos en la cama
por el hielo que provocas,
si hace mas de un mes que no me tocas
ni te dejas sobornar por ese beso escurridizo
que busca boca y encuentra el piso.

Vamos aclarando el panorama

yo no estoy pa´ crucigramas
ni tu para masoquista,
ya no sueñas viajes al caribe
por tu rol de detective y mi papel del fugitivo,
yo busco un sueño y tú un testigo.

Siempre con la misma cantaleta
me voy para no volver
tengo listo el equipaje.
Llenas y vacias la maleta
¿cómo puedes pretender que me coma ese chantaje?
tienes cero en actuación,
diez en manipulación
y una beca en el psiquiatra.

Vamos aclarando el panorama
que hay pingüinos en la cama
por el hielo que provocas,
si hace más de un mes que no me tocas
ni te dejas sobornar sobornar por ese beso escurridizo
que busca boca y encuentra el piso.

Vamos aclarando el panorama

yo no estoy pa´ crucigramas
ni tu para masoquista,
ya no sueñas viajes al caribe
por tu rol de detective y mi papel del fugitivo
yo busco un sueño y tú un testigo.

Con la dosis justa de cinismo preguntas que harías sin mí
Si ya no vuelves a verme,
Para ser sincero haría lo mismo
sólo que si estoy sin ti lo harìa sin esconderme,
lo haría sin esconderme...

 

 

©Ricardo Arjona.

Morir de amor

Morir de amor

En un claro del
bosque a la luz
de las estrellas
tu y yo descalzos
sobre la hierba.
Bailando con los
brazos levantados
hacia el cielo
luna de plata menta y romero
mis ojos en tus ojos
corazon
tus dulces labios entre
mis labios
puedo morir de amor.

La noche navegando
por tus venas y las
mias, como una llama,
como una herida, mis
ojos en tus ojos,
corazón
tus dulces labios
entre mi labios
puedo morir de amor.

Se balancean en lo
alto las palmeras
sopla el Levante y hace
espuma con las olas
de la mar
y entre tus brazos
bajo la luna
puedo morir de amor.

En un claro del
bosque a la luz
de las estrellas
tu y yo tendidos
sobre la hierba.
mis ojos en tus
ojos
corazon
tus dulces labios
entre mis labios
puedo morir de amor.

Se balancean en lo
alto las palmeras
sopla el Levante y hace
espuma con las olas
de la mar
y entre tus brazos
bajo la luna
puedo morir de amor.

Se balancean en lo
alto las palmeras
sopla el Levante y hace
espuma con las olas
de la mar
y entre tus brazos
canela pura
puedo morir de amor;

puedo morir de amor
puedo morir de amor.

 

©José Velez.

Sucede que a veces

Sucede que a veces

Sucede que a veces la vida mata y el amor
te echa silicona en los cerrojos de tu casa,
o te abre un expediente de regulación,
y te expulsa del Edén, hacia tierras extrañas.
Sucede que a veces sales de un bar y la luz
quema la piel de este vampiro que te ama,
te llena la frente de fino polvo marrón-sur,
bostezas y te queman agujetas en las alas.

Pero sucede también
que, sin saber cómo ni cuándo,
algo te eriza la piel
y te rescata del naufragio.

Y siempre es viernes, siesta de verano,
verbena en la aldea, guirnaldas en mayo,
tormentas que apagan el televisor.
Teléfonos que arden, me nombra tu voz,
hoy ceno contigo, hoy revolución,
reyes que pierden sus coronas,
verte entre la multitud,
abrazos que incendian la aurora
en las playas del sur.

Sucede que a veces la vida mata y te encuentras
solo y en este corazón no reciclable
se hunden petroleros desahuciados y sospechas
que provocan miopía en lanzadores de puñales.
Sucede que a veces la vida mata y el invierno
saca su revólver, te encañona en las costillas,
te aterran los álbumes de fotos y el espejo,
huele a pino el coche y el mar a gasolina.

Pero sucede también
que, sin saber cómo ni cuándo,
algo te eriza la piel
y te rescata del naufragio.

Y siempre es viernes, siesta de verano,
verbena en la aldea, guirnaldas en mayo,
tormentas que apagan el televisor.
Teléfonos que arden, me nombra tu voz,
hoy ceno contigo, hoy revolución,
reyes que pierden sus coronas,
verte entre la multitud,
abrazos que incendian la aurora
en las playas del sur.

Sucede que a veces la vida mata...
Y siempre es viernes, siesta de verano...
Hoy ceno contigo, hoy revolución...

 

©Ismael Serrano.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Soy tuyo

Soy tuyo
Te regalo un concierto de sonrisas
y mi cara lavada con tu aura.
Te regalo una orquesta de gemidos
y ponerle sentido al sin sentido.
Te regalo... una copia de mi llave
para que me abras con confianza el alma.
Te regalo... un pasaje hasta mi almohada
para que sea mi cuerpo tu parada.

Soy tuyo, soy tuyo...
como tuyos solamente mis caminos,
como tuya es la escalera a mi delirio.
Soy tuyo, soy tuyo...
como tuyo es el silencio que me duele,
como tuyo es este fuego aunque me queme.

Te regalo peces vivos del mar muerto,
mis carencias y toda mi abundancia.
Te regalo un quijote y un molino,
y un rebaño de besos que dan frio.

Soy tuyo, soy tuyo...
como tuyos hay solamente mis caminos,
como tuya es la escalera a mi delirio.
Soy tuyo, soy tuyo...
como tuyo es el silencio que me duele,
como tuyo es este fuego aunque me queme.
Amor, soy tuyo, soy tuyo...
como tuyo es el silencio que me duele,
como tuyo es este fuego aunque me queme.


Autor:
©Ricardo Montaner.

Mujer de lujo

Mujer de lujo

Te vistes de azul para opacar el cielo
y consigues espejos para estar bien segura
que eres bella
y que hay que ofrecerte tributos de sol si regalas un beso.

Un narciso el instinto que domina tu esencia
y es idiota el consumo de mi tiempo contigo;
sueños rotos
los que me vas dejando en mi activo de vida.

De qué me sirve tu cuerpo
si lo administras con saldos de los que quieres darme.
De qué me sirve tu boca
si se te caen los besos y los recojo humillado.

Mujer de lujo, mujer florero.
Mujer de risas, olor y caprichos con futuros de nada.
Mujer de lujo, mujer cortina.
Adornará tu cabeza la sala de un tipo cazador de reliquias
y de las viejas sin sueños.

Trataré de encontrar en un vientre sencillo
el calor que el deshielo me apagó tantas veces,
y le daré de regalos lo que no tiene precio ni tendrá en el mercado.

Te deseo la suerte, la que no te mereces.
La que no andas buscando, la que nunca precisas
mientras dure
ese cuerpo perfecto que se gasta en el tiempo.

De qué me sirven tus manos
si están tan lejos de un roce como yo de tus sueños.
De qué me sirven tus ojos
si les importa un carajo si me voy o aparezco.

Mujer de lujo, mujer florero.
Mujer de risas, olor y caprichos con futuros de nada.
Mujer de lujo, mujer cortina.
Adornará tu cabeza la sala de un tipo cazador de reliquias
y de las viejas sin sueños...

Sin amigos, sin mí, sin nada.

 

Autor: ©Ricardo Arjona.

Tema inserto en el disco Santo Pecado (2002)

Imagen: blogs.chueca.com/rebeldenepotencia/files/mujer_azul.jpg

Canción de otoño

Canción de otoño

Como sopla el viento en las ventanas,
como llueve hoy.
Como está la calle de vacía,
como muere el sol.
Estos días grises del otoño
me ponen triste
y al calor del fuego de mi hoguera,
te recuerdo hoy.

Te recuerdo hoy.
A ti, que eres mi vida entera,
la brisa de primavera, la claridad.
A ti, que sufres cuando me esperas
que miras a las estrellas
y que suspiras por mí.

Como arrastra el viento aquellas hojas,
como llueve hoy
y que torpe vuela por el cielo
ese gorrión.
Se han quedado mudos esos nidos
de golondrinas
y sentado al borde de la noche
te recuerdo hoy

Te recuerdo hoy.
A ti, que eres mi vida entera,
la brisa de primavera, la claridad.
A ti, que sufres cuando me esperas
que miras a las estrellas
y que suspiras por mí.

Los paraguas pasan lentamente
frente a mi balcón.
El reloj se escucha como siempre
en el comedor.
Estos días grises del otoño
me ponen triste
y al calor del fuego de mi hoguera,
te recuerdo hoy.

Te recuerdo hoy.
A ti, que eres mi vida entera,
la brisa de primavera, la claridad.
A ti, que sufres cuando me esperas
que miras a las estrellas
y que suspiras por mí.

Como sopla el viento en las ventanas,
como llueve hoy.

 

Autor: ©Jose Luis Perales.

Perteneciente al disco "Entre el agua y el fuego" (1982).

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres