Blogia

Poesía Almamental de Osorno®

Nudismo

Nudismo

Ventanas desnudas
tiene el alfabeto
del edificio verde...

aquel que cobija a un
par de luciérnagas
libando crepúsculos.

Las ventanas se
empañan con
dos alientos
perfectamente
aseados;

entre living y dormitorio
la inasistecia de géneros
prepara
gelatina de luz
para cuatro pupilas.

Emancípate,
mariposa de invierno,
como ventana sin cortina.


©Gilberto Palacios.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Morir de amor

Morir de amor

En un claro del
bosque a la luz
de las estrellas
tu y yo descalzos
sobre la hierba.
Bailando con los
brazos levantados
hacia el cielo
luna de plata menta y romero
mis ojos en tus ojos
corazon
tus dulces labios entre
mis labios
puedo morir de amor.

La noche navegando
por tus venas y las
mias, como una llama,
como una herida, mis
ojos en tus ojos,
corazón
tus dulces labios
entre mi labios
puedo morir de amor.

Se balancean en lo
alto las palmeras
sopla el Levante y hace
espuma con las olas
de la mar
y entre tus brazos
bajo la luna
puedo morir de amor.

En un claro del
bosque a la luz
de las estrellas
tu y yo tendidos
sobre la hierba.
mis ojos en tus
ojos
corazon
tus dulces labios
entre mis labios
puedo morir de amor.

Se balancean en lo
alto las palmeras
sopla el Levante y hace
espuma con las olas
de la mar
y entre tus brazos
bajo la luna
puedo morir de amor.

Se balancean en lo
alto las palmeras
sopla el Levante y hace
espuma con las olas
de la mar
y entre tus brazos
canela pura
puedo morir de amor;

puedo morir de amor
puedo morir de amor.

 

©José Velez.

Ascensión

Ascensión

Néctar de labios naturales
se derrama entre el
marsupio de latidos
hospedado en el pecho;

plenitud femenina
que acuña átomos
de metáforas melosas.

Miel de estrellas
transportan bajo sus alas
las horas sempiternas;

pocima bendita
por la aurora de
cuatro manos unificadas.

Poemas navegan en
el cielo;
el útero de
una nube acuna un libro
de hojas de piel humana.

En la mampara divina
dos auras
edifican el arcoiris.


©Gilberto Palacios.

La montaña Tong

La montaña Tong

Arreo la alegría de la montaña Tong,
mil años, no tengo pensamientos de irme.
Continúo danzando, hago olas con mis mangas,
barren por completo la Montaña de los Cinco Pinos.

 

©Li Po.

Aluz

Aluz

Entre declamaciones y
bailes de matrimonio
nació el corazón del hombre...

cuando tres décadas
surgían entre sus dedos.
Cuando de sus labios
colgaban crisálidas
esperando trasmutar
en besos...

un metro cincuenta de
mujerleña
urdió incendios en su
hormonacama, e
inundaciones de café
en el umbral de su ser.

Nació el corazón
del
hombre
y con él
mermelada de ciruela
emana de sus venas-volcán.

Corazón que nace maduro
cocina hormonas con almíbar.


 

©Gilberto Palacios.

Hábitos

Hábitos

Esta vieja costumbre en consecuencia
de amanecer cansado cada día
con la cara de siempre, el mismo aspecto
-cordero estupefacto, ¡no hay derecho!-,
la liturgia congénita de mirarme al espejo:
descubrirme in fraganti con peineta y dentífrico
-no asienta esa conducta en mansa bestia-;
conciencia de estar vivo y respirando
-con qué objeto, qué sabes-, y otras cosas
que, por último, ahora no tolero:
la plena autonomía de mis gestos
y la fidelidad de mis zapatos.

 

©Armando Rubio.

Sucede que a veces

Sucede que a veces

Sucede que a veces la vida mata y el amor
te echa silicona en los cerrojos de tu casa,
o te abre un expediente de regulación,
y te expulsa del Edén, hacia tierras extrañas.
Sucede que a veces sales de un bar y la luz
quema la piel de este vampiro que te ama,
te llena la frente de fino polvo marrón-sur,
bostezas y te queman agujetas en las alas.

Pero sucede también
que, sin saber cómo ni cuándo,
algo te eriza la piel
y te rescata del naufragio.

Y siempre es viernes, siesta de verano,
verbena en la aldea, guirnaldas en mayo,
tormentas que apagan el televisor.
Teléfonos que arden, me nombra tu voz,
hoy ceno contigo, hoy revolución,
reyes que pierden sus coronas,
verte entre la multitud,
abrazos que incendian la aurora
en las playas del sur.

Sucede que a veces la vida mata y te encuentras
solo y en este corazón no reciclable
se hunden petroleros desahuciados y sospechas
que provocan miopía en lanzadores de puñales.
Sucede que a veces la vida mata y el invierno
saca su revólver, te encañona en las costillas,
te aterran los álbumes de fotos y el espejo,
huele a pino el coche y el mar a gasolina.

Pero sucede también
que, sin saber cómo ni cuándo,
algo te eriza la piel
y te rescata del naufragio.

Y siempre es viernes, siesta de verano,
verbena en la aldea, guirnaldas en mayo,
tormentas que apagan el televisor.
Teléfonos que arden, me nombra tu voz,
hoy ceno contigo, hoy revolución,
reyes que pierden sus coronas,
verte entre la multitud,
abrazos que incendian la aurora
en las playas del sur.

Sucede que a veces la vida mata...
Y siempre es viernes, siesta de verano...
Hoy ceno contigo, hoy revolución...

 

©Ismael Serrano.

Biografía de una canción

Biografía de una canción

(Corazón canta,
canta corazón.)

Su + u + u + u + u + be
..........................

 ....
Ba - ja
.......................... ...
el diafano gorjeo
del corazón.

Asciende a la última nota
de aquel tenor de vuelo dócil.
Sumerge su solfeo
en la matriz misma de la tierra caliente.

Su + u + u + u + u + be
el cantar metabólico
del corazón
al frotarse con el rocío mañanero
de un beso en ayuna.

Ba
---
ja
...........
a engalanar la siembra
de dos bocas que en
complacencia con la música
decanta sus bemoles
en el huerto de su canto.

(Canta, canta,
canta corazón.

Corazón canta,
corazón canta,
corazón... tu canción.)


©Gilberto Palacios.

Ausencia en tres estados

Ausencia en tres estados

Ausencia en tres estados

 

Arderán las palabras solitarias
en ocho números y su sonar,
pero aquellas de sílabas unificadas,
esas no arderán.

Me gusta adjetivar el alma
cuando estás etéreamente presente,
mas no me oyes al otro lado
y toda mi boca no te toca;
¡Ten piedad! Deja que mi enjambre
libe adrenalina en el panal tuyo.

Déjame que te moldee también con mi voz
presente como el día, ciega como topo.
Tu ausencia es mecha de dinamita
tan letal y fulminante.

(La misma mudez que hace palidecer
sonrisas y sus desplantes
ingiere retórica, calla a los grillos.)

Arderán las palabras solitarias
esperando vibrar en dos oídos,
mas el vibrato perecerá hiriente
si no resuena su repicar.


 

©Gilberto Palacios.

De - mente

De - mente

 

Donde la mente

secretamente se seca

a viva voz crece el

de

li

rio

 

Todo cerebro exprimido

experimenta exámenes

exigentes

en la

exageración

excesiva

del

exilio

 

Narciso se emborracha

con el alcohol etílico

que

babea la

pubertad

de la

fealdad.

 

Osorno es un punto

indefinido en la

carta sinóptica del clima

mientras la loca de la

esquina

galopa a pedales

en las ancas de su

cigarro.

 

- ¡Toc, toc!

- Es la cordura

- Lo siento No tengo

  zapatos para

  cam-biar-te

  por

hue

vos.

 

©Gilberto Palacios.

Derechos Reservados de Autor.

Fiesta de sombreros

Fiesta de sombreros

(Antes de la aridez,

jolgorio de peineta)

 

Los sombreros están de fiesta

en la calvicie de un treintañero.

 

Han cenado jabón

de cabello sobreviviente

y se disponen a beber

caldo del entuerto.

 

Una neurona clava su mortaja

en la nuca golpeada por Dulcinea;

molinos bambolean

reciclando humo en la mollera.

 

(Después de la erosión...

sombreros, sombreros)

 

Autor: ©Gilberto Palacios.

Derechos Reservados de Autor bajo responsabilidad del mismo.

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Es cala (aliterante)

Es cala (aliterante)

La cala  cala su estambre

Para saciar esta hambre d cala

Cala cal ala

Está esta hambre

D calambre cala hambre d estambre

Donde está esta hambre d ser cala

Siendo flor

 

Cada cala es cala flor olor o flor

D olor si es cala que escala al ala

Al hambre d esta ala d cal d estambre

 

Cada cala con hambre d estambre

Cada flor d olor a la cala

Cala a la cala d olor color

Color d cala olor a la cala cala a la flor

 

Cada cala cada estambre cada flor

Tendrá hambre tendrá calambre

D

color

                        olor

                                    D

                                                  Flor.

 

Autor: ©Gilberto Palacios.

Derechos Reservados de Autor bajo responsabilidad del mismo.

Taca, la del taco

Taca, la del taco

Taca, la del taco, da una estocada

sin saber que es tocada mientras juega taca-taca.

Taco, su novio, toca a Taca con su taco tico-tico

y Taca es tocada por la estocada que Taco con su

taco tico-tico le dio a Taca como estaca cuando

Taca, la del Taco, jugaba taca-taca.

Ahora es Taca que sin estaca le da con su

taco a Taco y Taco pierde su taco tico-tico como

Taca perdió su estaca jugando taca-taca.

Pobre Taco. Pobre Taca.

Pobre taca-taca. Pobre tico-tico.

¡Cuando una estaca entre en tu taco

estoca a la estaca y… juega taca-taca!


Autor: ©Gilberto Palacios.

Derechos Reservados de Autor bajo responsabilidad del mismo.

El autito que queria volar

El autito que queria volar

El autito que quería volar

Ladín era un auto ya pasado de moda que vivía en un taller mecánico desilusionado porque no podía hacer realidad su mayor sueño: volar. Pasaba el día observando a las aves encumbrarse en la majestuosidad del cielo; deseaba que sus puertas de latas viejas pudieran convertirse en bellas y firmes alas. En eso precisamente pensaba cuando una mañana vio que una mariposa cubierta de mágicas luces se posaba sobre su volante.

- Ladín, soy tu hada madrina. He escuchado tu deseo y vengo a hacerlo realidad- le dijo la Gran Mariposa Dorada.

- Hadita, hadita maravillosa. ¡Qué feliz sería si pudieras cambiar mis puertas oxidadas por un par de lindas alitas!- respondió emocionado el viejo autito.

Entonces, el hada agitando suavemente sus alas hizo desaparecer a Ladín y en pocos segundos el autito reapareció con dos alas de hermoso colorido. Ladín, lleno de ansiedad, comenzó a batir las alas, pero se desanimó cuando notó que no lograba su objetivo.

- Ya cumplí tu deseo, Ladín, pero no puedo hacerlo todo. Tu solito tendrás que aprender a volar.- La Gran Mariposa Dorada comenzó nuevamente a agitar sus alas y en un segundo aparecieron dos alegres pajaritos. En ese mismo momento el hada lentamente desapareció.

- Ladín, confía en tus nuevos amiguitos. Ellos te guiarán.- Susurró la Gran Mariposa Dorada cuando ya había se había desvanecido.

- Hola Ladín. Somos tus nuevos amigos. Nosotros te haremos reír y te enseñaremos lo maravillosa que es la vida siempre que la veas con optimismo y te esfuerces por aprender. Pero que tontos, cueeeeeec, no nos hemos presentado. Yo soy Hal, yo soy Con y juntos somos… Hal-cón. ¡Tataaaaaaaaaan!

Ladín, mitad alegre, mitad triste, no sabía si reír o llorar. El dúo Halcón era muy gracioso pero aún así él tenía alas y no sabía cómo usarlas.

- Amiguitos, ustedes son muy simpáticos, sin embargo no sirven de nada si yo no puedo volar. Tengo mucha pena.

- No te preocupes, Ladín. Nosotros te llevaremos a un lugar donde aprenderás fácilmente. Vamos, acompáñanos.

Los tres amigos llegaron a una linda escuelita. En ella daba clases de vuelo una monita muy amorosa, la que al ver llegar a sus dos plumíferos amigos les dijo:

- Hal, Con. ¡Me traen un nuevo alumno!

- Sí, Mona-monita. Aquí está, dijo Hal señalando a Ladín.

- Él se llama Ladín, viene de Autolandia y desea aprender a volar. Tiene un par de alas y no las sabe usar. Por eso viene a tu escuelita para que le enseñes a volar.- Dijo Con haciendo graciosos gestos.

- Hola Mona-monita. ¡Enséñame a volar… por fa, por fa, por fa! Exclamó ansiosament Ladín.

- Haber Ladín. Antes de volar debes saber algunas cosas que son muy importantes.

- ¡¿Cuáles son, cuales son?! Preguntó con desespero el autito.

- Primero debes calmarte. Es imposible que aprendas de buena forma si no estás relajado.- Respondió dulcemente Mona-monita.

Una vez que Ladín logró controlar su impaciencia, la profesora dijo:

- Lo importante en la vida es esforzarse por conseguir lo que quieres, Ladín. Debes creer siempre en ti y ser alegre. Cuando sientas pena busca la compañía de tus amigos: ellos te ayudarán siempre para que puedas hacer lo que no sabes. Siempre ten fe en Dios, mucha fe, porque así lo difícil se vuelve fácil y podrás aprender muchas cosas buenas; tus sueños se pueden cumplir si lo deseas de todo corazón.

Ahora sigue los movimientos del dúo Halcón.- terminó diciendo Mona-monita.

Hal realizaba chistosas piruetas: subía un ala y bajaba la otra; lo mismo hacía con sus patas.

-Sigue mi ritmo, Ladín. Verás que es muy fácil.- Decía, mientras Ladín lo seguía cómicamente.

- No, Ladín. Sígueme a mí, mejor.- Decía Con realizando una pirueta de ballet con las alas extendidas hacia los lados. Y Ladín giraba hacia el lado de Con con mucha gracia y Hal lo impulsaba para que diera un brinco.

Al dar el brinco las coloridas alas de Ladín se abrieron por arte de magia y el autito sin querer se dio cuenta que estaba volando.

- ¡Puedo volar, puedo volar! ¡Hal, Con, Mona-monita… estoy volando!- Gritaba lleno de alegría Ladín.

En ese mismo instante apareció nuevamente la Gran Mariposa Dorada y todos comenzaron a cantar:

*“Lo más importante en la vida es

Sonreírle al mundo

Con optimismo y fe.

Si tienes problemas o penas de amor,

Levanta tu frente y ríe que es mejor.

Ríe y contagia tu alegría. Ríe con más fuerzas cada vez.

Si un mal paso das, quién te hará sufrir.

Debes ignorarlo y vuelve a sonreir. Lalalaralala, lalaraaa”.

 

Autor: ©Gilberto Palacios.

Derechos Reservados de Autor bajo responsabilidad del mismo.

 

*Tema central del "Jappening con Ja"

Autor: ©Jorge Pedreros.

Balada de la mano mojada

Balada de la mano mojada

Ha calado un sorbo de agua
entre los dedos de una
mano agrietada.

Se ha vuelto arroyuelo
la arrugada palma entre
cópulas de hidrógenos
y oxígeno.

En el bebedero del tacto
vivo sacia su sed el
latir que el corazón
extravió de tanto
jugar a la gallinita ciega.

Sí. Se caló un sorbo de agua
en la suculenta joroba que
la mano ostenta en su relieve,
y aquel acto tan simple
ha provocado que la piel
transplante sus escamas
a un pez minusválido.

Es el crepúsculo y ahora
se hidratan roces líquidos.

¡Se sincera el agua
con la sequía del palpar!


Autor: ©Gilberto Palacios.

Derechos Reservados de Autor bajo responsabilidad del mismo.

Rezos para un virgen corazon enamorado

Rezos para un virgen corazon enamorado

Oh! Pirámide venática
que no has podido podar
el himen umbilical que sostiene
al dos veces siete en febrero…

te comprimes entre feromonas
mancas de besos desterrados,
enmantequillado dilatas
grasa de amatistas;
hiel de celibato.

¡Deja que tu marsupio
rasguñe la anatomía de Cupido.
Indulta mariposas
en la erosión de la tuya cosquilla!

Desnúdate,
almanatómico pandahumano;
no comas bambú si puedes
nutrirte de panestrella.



Autor: ©Gilberto Palacios.

Derechos Reservados de Autor bajo responsabilidad del mismo.

Afroditando

Afroditando

Un dedo no hace
mano por sí solo.
Un ala no es
singular de pluma.

Estrofa sin código:
hormiga degollada
blasfemando arte.

Estrógeno en desuso:
liberada paloma
en decreto de tregua;

Juega,
es tu turno:

Deja caer aquellas
fichas de dama.

Apuesta por ti,
belleza…

afroditando.

 

Autor: ©Gilberto Palacios.

Derechos Reservados de Autor bajo responsabilidad del mismo.


Imagen: http://personales.ya.com/

Biologia humana de la corriente marina

Biologia humana de la corriente marina

Los dedos de la metáfora
creada
por el plancton del llanto
son acupuntura sanadora
para toda fosa abisal que
prolifere
en el esqueleto virgen de
un beso.

Toda retina sus corrientes
desova,
pidiéndole al colirio
esperma argumentando
parir corazones emparejados.

Cada metáfora guarda
arrecifes corpo-espirituales
en sus uñas;
la mitad de todo corazón
equivale a 0.5 kilos de besos
y ½ litro de colirio.

 

Autor: ©Gilberto Palacios.

Derechos Reservados de Autor bajo responsabilidad del mismo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Gilberto Palacios es el escritor osornino más prominente según los Vacanudos

Gilberto Palacios es el escritor osornino más prominente según los Vacanudos

La votación se cerró ayer y ya tenemos un vencedor. Gilberto Palacios, poeta osornino con una gran trayectoria a sus cortos 28 años, y con una pujante carrera que se proyecta al futuro.


Más allá de los buenos y malos comentarios, los resultados son claros y dieron como escritor más prominente de la ciudad, al joven poeta Gilberto Palacios, quien obtuvo el 37.8% de las preferencias, de un total de 717 votos.

Le secundó en preferencias Mauricio Otero con un 13.2% de las votaciones, y luego la poetisa Delia Domínguez con el 12.6%. Sobre esta última, es necesario precisar que recibimos muchos comentarios en contra de que aparezca en nuestra votación, ya que según algunos lectores ella es una escritora de más alto nivel que los demás contendores. No negamos que Delia posee una basta carrera, siendo reconocida internacionalmente, pero como medio ciudadano no hacemos diferencias de ese tipo, ni mucho menos encasillamos a las personas por tal o cual condición.

Para nosotros todos los escritores postulados son ciudadanos que desde sus distintas realidades producen textos y cultura litetaria, que a su vez, son promotores y generadores de cultura desde nuestra ciudad para el mundo
. Así de simple es el asunto. Es cierto que unos tienen más trayectoria y méritos que otros, y este sondeo de opinión lo que buscaba es que nuestros lectores se pronuncien por alguno de ellos, y en este caso particular quien más preferencias obtuvo fue Gilberto Palacios.

Así es que amigos lectores, desde nuestro punto de vista como Diario Ciudadano de la Provincia de Osorno, creemos que este ejercicio de participación ciudadana nos hace bien como sociedad, y en ningún caso pretendió ser una instancia de presión, ni mucho menos de "agresión" en términos de popularidad de alguno de los candidatos. Y ojalá que nuestra coterránea Delia Domínguez sea pronto elegida como Premio Nacional de Literatura, pues la apoyamos también en esta senda.

Y ¿c
onoceremos más de Gilberto? Claro, en una entrevista en profundidad que pronto saldrá en nuestro Vacanudo.
Muchas gracias y suerte para cada uno de los participantes.

Fuente: El Vacanudo

Poeta Gilberto Palacios obtiene reconocimiento ciudadano

Poeta Gilberto Palacios obtiene reconocimiento ciudadano

Con un amplio margen de votación, el poeta Gilberto Palacios, director del Círculo Literario Melipal, ha sido elegido por la comunidad osornina, a través de encuesta ciudadana, como el “Escritor más prominente de Osorno”. La iniciativa fue impulsada por el diario ciudadano El Vacanudo y se desarrolló durante la semana recién pasada en la dirección electrónica del mismo, www.elvacanudo.cl.

Gilberto Palacios obtuvo el primer lugar con 271 preferencias de un universo de 717 votos, lo cual equivale al 37.8%. Detrás de él se situaron los poetas Mauricio Otero (13.2%) y Delia Domínguez, postulante al Premio Nacional de Literatura 2008 (12.6%).

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres